Resumen de las XVI Jornadas de la ACN

Resumen de las XVI Jornadas de la ACN

En las XVI jornadas de la ACN, celebradas el 25 de octubre en Gran Canaria,  desde un espacio para el encuentro de diferentes saberes se analizo el significado de la salud mental, y la atención sanitaria pública en tiempos de crisis y modelos en crisis. Estas Jornadas tenían una significación especial por el homenaje que rendían todos los compañeros de la Asociación a la figura de D. Rafael InGlott Domínguez.

En estas Jornadas, el catedrático de filosofía, Manuel Cruz, insistió, como en la época actual, el orden económico, repercute e invade en todas las esferas, pasando de una teología de la política a la teología de lo económico. Bajo la figura del consumidor, este como votante, decide en cada momento en función de sus intereses particulares, produciendo una ruptura con sus ideales, como consumidor acrítico. La economía invade no sólo la esfera de lo político sino también la esfera de lo personal. Nos hemos, afirma, convertido en empresarios de nuestras propias vidas, sirviendo los manuales de autoayuda y la vida íntima a esta filosofía del consumo. El sujeto obediente y la sociedad del rendimiento es la nueva versión del dominio de lo económico sobre todas las esferas de la vida. Asimismo, Aguilera Klink, Catedrático de Economía de la ULL,insistió apoyándose en E. Fromm, que en este tiempo, el hombre se ha construido es aquel  tenga la menor individualidad posible, que esté dispuesto a obedecer a una autoridad anónima, pero caído en el engaño de sentirse libre y en el autoengaño de creerse no estar sometido a ninguna autoridad. El hombre moderno se convierte en un eterno lactante que nunca puede quedar satisfecho puesto que no desarrolla sus posibilidades como hombre. Para ello, la prohibición de ver lo evidente, a través de mecanismos disociativos, que se manifiesta en la enseñanza universitaria, y en todos los ámbitos sociedad civil.

También participaron en las Jornadas compañeros de Madrid, como Manuel Desviat y Iván de la Mata, que nos relataron y analizaron los acontecimientos de externalizacion de la sanidad pública y sus consecuencias en el modelo sanitario público y en la atención comunitaria.

Rafael InGlott, el mismo viene a representar  a esa generación de profesionales, que se comprometió desde sus inicios con la transformación democrática y de la asistencia psiquiátrica. Adquirió así valor como un profesional con un compromiso social y un ciudadano responsable con su tiempo. En una semblanza que realizo D. Luis González,  destaco que el homenajeado había llegado a la medicina a través de la literatura, ejerciendo gran influencia, la montaña mágica de Tomás Mann y los escritores rusos. Aprendió más de la naturaleza de las personas de estas lecturas que en los libros de psicopatología al uso. Posteriormente, hizo un recorrido por su vida profesional, en sus varias fases. Un primer momento, habiéndose incorporado al equipo de. Psiquiatría del Hospital Insular que dirigía, donde comenzó los inicios de su carrera profesional durante varios años. Luego dejo este servicio, para  asumir las tareas de dirección, propias al desempeño en de un trabajo comunitario en el campo de las drogodependencias, con un amplio equipo multiprofesional, en el ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, En una tercera fase, al inicio de los ochenta, asume la dirección médica del hospital psiquiátrico perteneciente al Cabildo Insular, iniciando durante mas de veinte años, su transformación y cierre definitivo, y la ordenación de la atención comunitaria en salud mental. Por ultimo, comenzó a articular, desde el Servicio Canario de la. Salud, a finales de los noventa como director del Plan Insular de Rehabilitación Psicosocial, el desarrollo de los recursos comunitarios de salud mental destinados a la rehabilitación psiquiátrica.  Esta labor profesional, acompañada por otros profesionales, psiquiatras, enfermeros, auxiliares de clínica, han supuesto avance significativo de la asistencia pública en salud mental en Gran Canaria. A este homenaje también se sumaron con sus ponencias en estas jornadas, desde una perspectiva psicoanalítica, Olga Correa y Segundo Machado,   insistieron que la clínica de la palabra y la escucha, la otra mirada, la otra psiquiatría, no estaban en crisis, sino la clínica psiquiátrica positivista, que se resumen en dos epónimos fundamentales, Freud o Kraepelin.
 

Francisco Rodríguez Pulido Presidente Comité Científico.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*