Javier Montejo, un psiquiatra ejemplar

Javier Montejo, un psiquiatra ejemplar

A continuación os reproducimos un texto escrito por nuestro compañero Víctor Aparicio Basauri tras el fallecimiento de Javier Montejo. STTL.

“Javier se incorporo a los servicios de salud mental de Asturias al comienzo de la Reforma Psiquiátrica. En 1983, obtuvo una plaza de psiquiatra adjunto y comenzó su actividad en el Hospital Psiquiátrico de Oviedo en un periodo apasionante donde los cambios sociales avanzaban día a día. En este escenario, junto a un grupo entusiasta de jóvenes profesionales promociono la terapia sistémica en el ámbito de la salud mental, aportando las acciones psicoterapéuticas en el grupo familiar. Al verlo trabajar uno sentía que era un ejemplo de lo que podemos llamar la “psiquiatría de rostro humano” y me recuerda, en su manera de abordar los problemas de salud mental a lo que dice el Premio Nobel de Literatura, K. Oé, que tenía “imaginación”, es decir, “esa capacidad activa, pero casi automática de penetrar en los sentimientos de otra persona”.

Sin embargo, le esperaban retos más complejos dentro del proceso de Reforma Psiquiátrica. En 1987, asumió la dirección del Hospital Psiquiátrico y unos años después fue Gerente de los Servicios de Salud Mental. Una época donde tuvo que desarrollar las estructuras de rehabilitación (comunidades terapéuticas y hospitales de día), para poder finalizar el proceso de desinstitucionalización. De esa época surgió uno de sus trabajos mas renombrados (“Sobre los resultados de la reforma psiquiátrica y de la salud mental”) que hoy es citado en uno de los textos sobre políticas de salud mental de la Organización Mundial de la Salud.

Cuando pudo volvió a lo que más le gustaba el trabajo en la comunidad. Era alguien que “hacía camino al andar”. Su ultima dedicación fue en el Equipo de Tratamiento Asertivo Comunitario (ETAC) del área sanitaria de Oviedo y en una de las experiencias más creativas e integradoras de este país, la Comunidad Terapéutica “La Casita”. Una Comunidad Terapéutica con ciudadanos necesitados de gran apoyo terapéutico y social donde encontraron un ambiente cálido y terapéutico con un equipo de enfermería liderado por Javier.

Junto a este trabajo profesional tuvo una dedicación comprometida con el movimiento asociativo y en 1987 formó parte como vicepresidente de la primera asociación multiprofesional de salud mental de Asturias, la Asociación Asturiana de Neuropsiquiatría y Salud Mental (AEN) y más tarde fue también vicepresidente de la Asociación Nacional (AEN).

Por este compromiso continuado con la atención pública de salud mental varios ciudadanos y distintas asociaciones vamos a proponer que el Centro de Tratamiento Integral de La Corredoria lleve su nombre.

Como despedida a este hombre imaginativo, creativo y soñador esta poesía de Gioconda Belli.

“Yo sostengo que soñar continúa siendo una práctica subversiva,

con una deliciosa, pero lícita, peligrosidad;

un hábito difícil de erradicar,

cuya ternura y perseverancia

sigue teniendo la innata capacidad de conmover

y abrir ranuras, por pequeñas que sean,

en corazas bien armadas y aparentemente impenetrables””