Comunicado de la Asociación Andaluza de Profesionales de Salud Mental