El XXXV Congreso Nacional de SEPYPNA, «La ruptura generacional en la clínica: de la palabra a la imagen«, tendrá lugar en Córdoba del 25 al 27 de abril de 2024. En este congreso se busca pensar sobre la transformación a la que asistimos en la clínica. Nuestro trabajo, basado en la relación y el lazo entre personas, está necesariamente atravesado por el lenguaje y los modos de comunicación, que han cambiado. Nuestras niñas, niños y adolescentes viven con naturalidad en un mundo con el que chocamos los adultos que hemos transitado nuestra infancia en la era predigital. Internet, la imagen y la inmediatez han enriquecido, pero también sustituido, a la palabra y lo presencial. Esta mutación se hace presente en el amplio repertorio de las problemáticas que llegan como demanda a los profesionales de la salud mental y, además, cambia los modos previos de entender y tolerar el modo de comunicación, los vínculos y las manifestaciones de los más jóvenes. A su vez, éstos no buscan el conocimiento en sus progenitores o maestros sino en la red, accesible en la palma de su mano. Las generaciones que tienen la responsabilidad de la crianza y la educación han perdido el monopolio del saber sobre el mundo. La autoridad que esto conllevaba ya no está garantizada para padres ni para profesionales. Los modos de comunicación inmediatos (mensajes de texto breve, emojis, imágenes…) han relevado al libro, a la relación epistolar y a las argumentaciones largas en forma de texto. En el nuevo espacio de internet, los niños y adolescentes inventan códigos, siglas y signos con los que crean su propio lenguaje para compartir sus experiencias, darse a ver y manifestar sus malestares. Nuevo lenguaje y nuevos modos de relación que no debemos descalificar sino observar, interrogar y acompañar si queremos seguir siendo los que acojan su malestar subjetivo y sus síntomas. En este congreso debatiremos con ponentes, socios y compañeros las distintas perspectivas sobre esta cuestión tan relevante en la clínica actual. Nos parece que Córdoba es el lugar ideal para ello ya que es una ciudad emblema de la convivencia entre distintas culturas, lenguajes y sensibilidades, entre diferentes religiones y grupos étnicos, cruce y confluencia de diversas épocas. La ciudad, alegoría del mestizaje de la comunicación del que queremos debatir, será la sede de nuestro Congreso en 2024.

Pinche aquí para acceder al programa